jueves, 16 de diciembre de 2010

Homenajeando a los del 27

Saco un momento para unirme al homenaje a los escritores del Grupo del 27, iniciado por Antonio desde su Re(paso) de lengua


NO INTENTEMOS EL AMOR NUNCA

Aquella noche el mar no tuvo sueño.
Cansado de contar, siempre contar a tantas olas,
quiso vivir hacia lo lejos,
donde supiera alguien de su color amargo.

Con una voz insomne decía cosas vagas,
barcos entrelazados dulcemente
en un fondo de noche,
o cuerpos siempre pálidos, con su traje de olvido
viajando hacia nada.

Cantaba tempestades, estruendos desbocados
bajo cielos con sombra,
como la sombra misma,
como la sombra siempre
rencorosa de pájaros estrellas.

Su voz atravesando luces, lluvia, frío,
alcanzaba ciudades elevadas a nubes,
cielo sereno, colorado, glaciar del infierno,
todas puras de nieve o de astros caídos
en sus manos de tierra.

Mas el mar se cansaba de esperar las ciudades.
Allí su amor tan sólo era un pretexto vago
con sonrisa de antaño,
ignorado de todos.

Y con sueño de nuevo se volvió lentamente
adonde nadie
sabe de nadie.
Adonde acaba el mundo.

5 comentarios:

  1. Cuasicoincidimos en nombre de blog y coincidimos también en autor del 27 elegido para el homenaje.
    Estoy pensando, además, que es una poesía perfecta para pedir a los alumnos un cambio de género y que partiendo de ella elaboren un texto narrativo.

    ResponderEliminar
  2. Hoy la poesía nos une. Precioso poema.

    ResponderEliminar
  3. Bonita forma de resarcir a Cernuda, ese estupendo poeta que acudió como público al famoso homenaje a Góngora que hoy conmemoramos. Durante años rumió y rumió lo que él consideró un imperdonable desprecio por parte de los otros poetas del 27. Nunca se lo perdonó.
    Bienvenida a la blogosfera, Inés.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todas por la visita. Me ha encantado ver la colaboración de tantos compañeros en la iniciativa y sobre todo, recorrer los blogs empapándome de poesía.

    Trapisonda, gracias por la bienvenida y por el apunte de Cernuda.

    ResponderEliminar