Ni yo tengo claro qué es Lengüetrazos

Empecé el blog porque era una actividad para un curso. Sin pretensiones, sin objetivos. Yo, que odiaba todo lo relacionado con la tecnología y no me interesaba nada Internet, de repente, tenía un blog. Y gracias a él descubrí a muchas personas detrás de la red y mi vida dio un vuelco. 

Escribo esta página cuando los Lengüetrazos están cerca de cumplir ya dos años. He aprendido mucho, me manejo con varias herramientas, vivo en la red, comparto lo que puedo (aunque me sigo sintiendo en deuda por lo mucho que me dan los demás), gracias a la red he hecho amigos con los que me reúno siempre que puedo, formo parte del equipo de Kuentalibros...crezco cada día un poquito gracias a esta red de personas. Pero sigo sin saber muy bien qué son y sobre todo, para qué son estos Lengüetrazos. 

Nacieron por obligación, continué con ellos por quedarme aquí, en este mundillo de la red que tanto me enseña, pero ahora que estoy en Twitter y pertenezco a ese claustro virtual que además de enseñarme, me acompaña, me divierte y me da calorcito humano, me he planteado muy en serio acabar con mis Lengüetrazos. Porque muchas veces no me siento capaz de mantener una continuidad, no quiero convertirlo en un repositorio de otros blogs o recursos, no escribo lo suficientemente bien como para plasmar mis reflexiones y nunca he sido demasiado creativa en lo literario. Podría mantenerlos para compartir mis actividades de aula, como esos blogs a los que admiro y de los que me nutro, pero soy un caos organizativo y lo que trabajo en el aula no termina nunca de parecerme suficientemente bueno para compartirlo. 

Pero cerrar el blog sería matar una parte de mí que nació aquí y que de alguna manera, sigue creciendo aunque esté a veces adormilada o paseándose por Twitter. Y en estos días en los que el futuro se muestra oscuro y difícil, prestarle atención al blog me ha servido para mantenerme activa, luchar contra el desánimo y  pensar en diferentes opciones, en vez de sumirme en la desesperanza. Así que no solo no lo cierro, sino que pienso alimentar mis Lengüetrazos de manera más activa. 

De momento, he intentado organizarlos mejor y por lo menos he establecido unas etiquetas básicas que voy a reflejar aquí para no desorganizarme otra vez.
  • Trabajando en el aula: ideas y actividades que he utilizado ya en mis clases o que creo que podría utilizar en un futuro.
  • BIC: lo  que yo llamo Buenas Ideas Compartidas que circulan por la red.
  • Reflexiones en voz alta: nunca he pretendido ser demasiado reflexiva, soy demasiado emocional y me cuesta poner palabras a lo que me pasa por la cabeza sin irme hacia ese lado, pero alguna vez se me ha hecho inevitable hablar sobre educación, la situación que estamos viviendo y la vida en general.
  • Lengüetrazos personales: entradas que me ha apetecido escribir por cuestiones personales.
  • #kdds y saraos: entradas dedicadas a las kedadas tuiteras o a los diferentes encuentros educativos a los que tengo la suerte de asistir.
  • Alumnos: elaborado por ellos (regalos, escritos...), pero que no se enmarcan en el trabajo del aula.
  • Aprender de los maestros: entradas dedicadas a otros profes, cursos que me han servido
  • Juegos: quiero jugar mucho más en el aula, así que espero que esta etiqueta vaya creciendo.
  • Saliendo del aula: actividades de centro o extraescolares.
  • Proyectos colaborativos que circulan por la red.
  • Charlas que he dado (aún alucino con que me lo hayan pedido a mí) para hablar sobre mi trabajo
  • Lectura: la propia palabra lo dice.
  • Poesía: presente en muchas de las actividades.
  • TICS: entradas en las que hablo de herramientas que voy conociendo.
  • Vídeos y presentaciones: Recogen cualquier entrada, del tipo que sea, que contenga uno de estos dos formatos
Y ahora...¿qué sé yo? Una cosa al menos: que seguiré por aquí.

La cabecera del blog es una combinación de estas dos imágenes tomadas de Flickr , acompañadas del buen gusto y el buen hacer de un buen amigo. ¡Gracias, Juancarikt! ;0)

No hay comentarios: