martes, 12 de julio de 2016

Canción de aula y blog

Tradicional foto grupal de Josu Garro @otxolua

Todo estaba preparado en Ciudadela Rodrigo, legendario centro de estudios de los Maestres, para acoger a los miembros de la casa Aulablog durante los días 8, 9 y 10 de julio. El calor, como si de fuego valyrio se tratase, abrasaba las calles, pero eso no provocó que los asistentes al encuentro desfallecieran.

Llegaron extenuados tras nueve meses viajando por los caminos de los Siete Cursos, con hambre y sed de conocimiento, en busca de experiencias vitales con las que recargar sus espíritus, pues tienen claro que, tras los meses de calor, siempre se acerca el invierno y les esperará una dura batalla que no se resignan a perder. Saben que el miedo hiere más que las espadas y los miembros de la casa Aulablog no conocen ese sentimiento. Menos aún cuando se trata de ganar la batalla al fundamentalismo de los septones que perseveran en implantar la fe en el aburrimiento y el nulo protagonismo del alumnado, aferrándose a sus venerados libros de texto.

Dejo a los eruditos la labor de recoger en los libros las grandiosas historias que relatarán lo que se vivió durante aquellos días irrepetibles, pero no puedo evitar plasmar, como ya hice en otros encuentros anteriores, (Madrid I y II, Peñaranda de Bracamonte y Barcelona, porque del de Donosti me fue imposible) la crónica de lo que a mí me ha regalado este encuentro. 

Para comenzar nuestro camino de aprendizaje nos recibió un Maestre especializado en las incógnitas del pensamiento humano, Rob-erto Aguado, quien, utilizando el conjuro de los acrónimos, proclamó que en nuestras batallas debemos sentirnos en CASA, con confianza, admiración, seguridad y alegría. Afiancé así el lema que mi padre, también guerrero docente, me había transmitido al darme el relevo familiar: “en el aula, amor y humor”. Me llevé además uno nuevo que creo que se acerca mucho a lo que define mi manera de comportarme en el campo de batalla: “más mirada y más piel”. 


Las notas de @garbinelarralde sobre la charla de Roberto Aguado
Tras este encuentro, me dirigí al salón donde el Gran Maestre del Origami, Bernabé Marwin, nos desvelaría los secretos de tan noble arte, mientras daba una muestra clara del acrónimo antes mencionado. La magia del papel nos atrapó a todos los presentes y desde ese momento en mi cabeza no dejan de bullir ideas sobre cómo utilizar esta poderosa arma que Bernabé puso en nuestras manos. 


@anuska72 @ygmbracamonte @bernabe y @mestraprimaria Foto de Ana Municio @lamunix

Tenía pensado dedicar la siguiente jornada a escuchar las experiencias vividas por otros compañeros en sus batallas diarias a lo largo de los Siete Cursos pero me armé de valor y decidí enfrentar mi propio Muro. Siempre me han aterrorizado las artes manuales. No soy consciente de haber disfrutado jamás con ellas, se me plantean como un portón que se me echa encima y no puedo sostener. En una palabra, un Horror. Pero la noche anterior tuve la suerte de compartir el fuego de la cena con la Khaleesi de los rotuladores, también llamada, Garbiñerys de la Tinta, La que no borra, Rompedora de barreras mentales. La Madre de Bodegones me resultó tan interesante y amigable que, aunque quería enfrentar mis recelos sobre la afamada Flipped Classroom, decidí aplazar el encuentro con el Maestre Manuel Jesús y finalmente, acudí al salón en el que se encontraba Garbiñerys. Ella me cerró los ojos y por un instante, mis temores se esfumaron, los rotuladores se convirtieron en vidriagón y pude clavárselos al caminante blanco que lleva toda mi vida impidiéndome el mero hecho de intentar dibujar. En el juego de retos, en el que solo se puede ganar o morir, sin lugar a dudas, gracias a ella, esa mañana, yo gané una batalla. 


@oliviabrun escuchando los consejos de @garbinelarralde 

@anna_medall y la menda, disfrutando de los rotus por primera vez en años 

Conocí después a la joven Monsarya Poyatos, que nos contó cómo, gracias a una técnica secreta de las de Bravoos, había podido sobreponerse a las calamidades que el Dios del Desorden le hizo pasar, superando incluso la ceguera que conlleva el caos. Dejó muy claro que ella no es “nadie” sino que le mueven objetivos muy claros que compartió con los que, como ella, somos súbditos de ese Dios.


@mpoyatos

Para poner fin al segundo día, acudimos todos a la mesa de principiantes, en la que, siendo sincera, debo decir que eché de menos una narración más pormenorizada de las historias personales de los novatos, a la manera de anteriores encuentros. Aun así, fue un momento importante y como siempre, emotivo, el nombramiento de sucesivas manos del rey de las distintas casas que tan duramente habían trabajado en cada rincón de la Ciudadela Rodrigo y la posterior presentación de otros recién llegados.

El banquete celebrado en los jardines del Paradorne supuso un broche final idílico en el que disfruté de una velada repleta de agradables conversaciones que se movieron entre las curiosas tradiciones locales que dejan decidir a una vaca sobre la suerte de los hombres, imaginé la vida de una Wikipedia andante, descubrimos los secretos de Siri, la hechicera, y reímos a carcajadas con “caderita” y sus movimientos. Obviamente se trata de momentos entre amigos que es difícil comprender para quienes puedan leer estas palabras pero las personas presentes entenderán lo que digo y el porqué no podía evitar cederle un espacio entre estas líneas.



En esa misma cena, como los Maestres siempre pagan sus deudas y cumplen escrupulosamente con las tradiciones de la orden, se anunció que el siguiente encuentro se celebrará en Nido de Aguilar de Campoo, teniendo como anfitriones a Javi Davos Sancha y Julitheon Sanz Mamolar, con quienes pude compartir el viaje de ida y vuelta y que me mostraron la nobleza que ya había intuido en ellos en anteriores ocasiones.

Al día siguiente, Jamier Monteaguister, el Matamemes, encabezó una revuelta contra las tradiciones que llevan siglos asfixiando el sistema de los Siete Cursos y encontró seis personas que pusieron voz a los pensamientos que, en líneas generales, impulsan la práctica de los miembros de la casa Aulablog en el campo de batalla.


Participantes de la mesa redonda (desconozco el nombre de algunos, por eso no lo indico)

Y se cerró la parte más formal del encuentro con la ceremonia del bautismo en la que tuve el honor de ser bendecida por Marusandre, reafirmando ese juramento que aprendí ya hace cinco años: “entrego mi primer finde de julio y mi humor a la Guardia de la camiseta negra, esta noche, este curso y todos los que estén por venir”.



Aún nos faltaba un momento que, para mí, es absolutamente mágico: la polka de la casa Aulablog. El Lord Comandante, Isidrormont, nos adiestró a todos para que no cometiésemos ningún error puesto que, por primera vez, íbamos a interpretar la legendaria danza para los habitantes del pueblo. Tener como pareja a Puertyrion y estar rodeada de compañeros de andanzas como Marusandre, Marcos Cadegane, el Perro, Joan Arryn y la pareja de tardonas formada por Brianna de Vigo y Tamaraery Tyrrel terminó de rematar un momento tan especial como es ese. Las artes de los Maestres pudieron capturarlo para conservarlo en nuestras memorias y está accesible aquí.

Sería una ofensa a los Siete Dioses no mencionar de manera especial a las personas que han entregado su tiempo y sus esfuerzos en los preparativos del encuentro. Aljonso García-Snownes y Sansuska, desplazados a Ciudadela Rodrigo desde hace unos años, actuaron como anfitriones de lujo y merecen mucho más que un simple gracias. Un agradecimiento que, por la amistad que me une a Sansuska redoblo en su caso, por ser uno de los motivos de peso que me llevaron al encuentro en un año en el que no tenía clara mi asistencia, por resistir a mi lado en la ardua tarea de poner fin a la velada nocturna, por esa charla sobre el lenguaje de las matemáticas y por ese taller que, estoy segura, algún día impartirá y al que asistiré como alumna. 


@gsal67 y @anuska72

De igual manera, merecen un párrafo en estos escritos los momentos dedicados a reponer fuerzas pues, a pesar del calor y la premura de tiempo, siempre encierran conversaciones que merece la pena disfrutar. Tamborinalia, donde trabajaba un Khalmarero dothraki, fue punto de encuentro para muchos de esos momentos. 

En esos minutos de asueto, pude vislumbrar también la grandeza de varias personas que hasta ahora no conocía. Como la casa Aulablog es fiel al rey en el norte, en anteriores encuentros no había encontrado a muchas personas de tierras del sur y del este, pero en esta ocasión, nuevos Maestres venidos desde allí aportaron al encuentro un sabor diferente y muy agradable. 



No puedo cerrar este escrito sin revelar el secreto que me han hecho llegar los pajaritos de Marys, esos dos pequeños que han revoloteado por el encuentro, como muestra de que es posible, yo añadiría que deseable, incluir a las futuras generaciones en este tipo de eventos. Fueron ellos los que trajeron hasta allá a #elefanteamarillo y #monololo, que han vivido aventuras tales que hasta el mismo Drogon les admira. Pues bien, como decía, en este encuentro descubrí que aunque todo el mundo cree que “Valar Morghulis” significa “todos los hombres mueren”, su verdadero significado es “esa es la actitud”.


Y así, tras esos tres días tan intensos en los que el tiempo se diluye, abandonamos la ciudad, con esa sensación especial que te deja siempre dentro este encuentro… porque AulaBLOG es locura y alberga soñadores.

(Como siempre, me es imposible mencionar a todo el mundo, pero debo añadir que cualquier correspondencia entre las personas que aparecen en esta entrada y los personajes de la obra se basa únicamente en el juego que me hayan dado los nombres, aunque sí es verdad que en algunos, aprecio ciertas similitudes. Charo, ibas a ser Chercei, pero no termino de verlo ;) 

¡¡FELIZ VERANO, COMPAS!!

14 comentarios:

  1. Caderitas opina que te has marcado una crónica digna de los más aguerridos Lordaulablogueros.
    ¡Me encanta!
    Un abrazo y nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
  2. La famosa magia de aulaBLOG estuvo presente en Ciudad Rodrigo y nos llenó a todos de emoción, de entusiasmo, de amistad y de colaboración. ¡Viva la CASA AULABLOG y todos sus insignes habitantes! Por siempre...

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Buenísimo!! Eres igual de divertida escribiendo que en persona. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ciudad Rodrigo ha sido Rivendel por unas horas y tú con la pluma Fatta Morgana.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Qué bien lo has contado compañera de andanzas, comidas y dormidas. Bien es verdad que esto último poco pero... es lo que tiene aulaBlog.

    ResponderEliminar
  7. Para quitarse el sombrero ante tan magnífica crónica. Pero ¡qué bien que escribes, chiquilla! Me quedo y haré mío también ese gran consejo que ha pasado de generación: en el aula, amor y humor. Mil gracias por venir, que sé que no era buen momento, pero es que me encantan tus achuchones y ya me faltaban. Muáaaaasss

    ResponderEliminar
  8. La he lido y releido y cada vez me gusta más......Inés eres una maga de las palabras¡¡¡¡
    Besos mil

    ResponderEliminar
  9. Inés, ¡Fantástica crónica! No me ha sorprendido que fuera tu pLuma, tan fresca y creativa como tu verbo. Gracias por este regalo.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  11. ¡Mag ni fi co! Lo del camarero dotrakhi es genial. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar